Tortillas_de_maiz_blanco_(México)_01

La nutrióloga Araceli Martínez Coronado, responsable del área de nutrición de la Universidad La Salle, recomendó el consumo diario de tortillas elaboradas con harina de maíz debido a sus aportaciones de ácido fólico y otros nutrientes necesarios para el organismo.

“Algunos de estos alimentos a veces no gustan a las personas, pero hay alternativas muy buenas como las tortillas de maíz fortificadas con ácido fólico y que es un alimento siempre presente en la mesa de las familias mexicanas”, indicó.

La nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos indicó que los avances de la tecnología han permitido fortificar algunos alimentos de nuestra la dieta diaria, cuyas vitaminas y minerales adicionados no sólo ayudan a mantener buenas condiciones de salud en la población, sino también a prevenir enfermedades que de no tratarse adecuadamente pudieran ser mortales.

Refirió que la forma de ingerir ácido fólico es muy sencilla sólo hay que incluir en nuestra dieta diaria  verduras frescas de hojas verdes como la espinaca, los espárragos, el brócoli o la lechuga, además de lentejas, alubias, habas, pan integral, plátanos, naranja, melón, aguacate, arroz, maíz, germen de trigo y tortillas, elaboradas con harina de maíz.

Agregó que éste es el caso de la tortilla que, cuando es elaborada con harina de maíz, se encuentra adicionada con ácido fólico, hierro y zinc, vitaminas y minerales, que ayudan a prevenir riesgos cardiovasculares, anemias, mal formaciones en los recién nacidos o hasta inhibir la aparición de células cancerosas en el cérvix uterino.

Martínez Coronado explicó que si bien los requerimientos mínimos recomendados de ácido fólico son mínimos en el cuerpo humano, el no consumir esta vitamina sí puede causar alteraciones severas al organismo.

Refirió que el ácido fólico o vitamina B9 es indispensable para mantener un estado óptimo de salud, no sólo para las mujeres embarazadas como muchas personas creen, sino en todas y cada una de las etapas de la vida de un ser humano”.

Indicó que de acuerdo con los Requerimientos Dietéticos Recomendados (RDA), un ser humano debe consumir entre 200 y 250 microgramos de ácido fólico para mantener su salud en buen estado.

En este sentido, señaló que no obstante una mujer embarazada debe consumir el doble, es decir más de 400 microgramos de la proteína.

“Cuando una mujer embarazada no consume el suficiente ácido fólico puede provocar serios daños a su bebé. Ya que está comprobado que esta vitamina es indispensable para que el niño no presente problemas de espina bífida, que es una malformación del tubo neural caracterizada porque uno o varios arco vertebrales no se fusionaron correctamente durante la gestación”.

Una vez en la etapa infantil, el ácido fólico ayuda a evitar anemias, por lo que la presencia de esta vitamina no puede faltar en la dieta diaria de los niños.

“Los adultos y adultos mayores también deben tener una ingesta adecuada de ácido fólico ya que se ha comprobado que esta vitamina disminuye las cantidades de una sustancia en el cuerpo llamada homocisteína, que en cantidades elevadas está relacionada con riesgo cardiaco”.

El ácido fólico también ha cobrado relevancia en los tratamientos preventivos de cáncer cervicouterino, resaltó la nutrióloga Martínez Coronado.

“Cuando una mujer presenta alteraciones en las células de la superficie del cuello uterino, siempre debe consumir ácido fólico, ya que ello ayudará a evitar la aparición de displasia cervical, un padecimiento caracterizado por la presencia de células precancerosas”.

Esta enfermedad se detecta por medio de un frotis vaginal o papanicolau y con tratamiento adecuado y una dieta balanceada rica en ácido fólico es posible impedir que evolucione a un cáncer cervical.


Comentarios

comentarios