México.- Cuando llegan las vacaciones o justo cuando se terminan empieza una introspección que nos obliga a querer iniciar una alimentación más sana, ya sea para estar en forma antes del siguiente periodo vacacional o bien por esos kilos que subimos en nuestros últimos días de descanso.
Para poder cumplir con ese propósito Araceli Martínez Coronado, nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, con maestría en Ciencias de los Alimentos y Nutrición Humana, y responsable del área de nutrición de la Universidad La Salle, recomienda no dejarse llevar por los mitos que encierran una sana alimentación.
Recordó que lo mejor para mantenerse saludables es tener una alimentación balanceada, que no se centre en un solo grupo de alimentos y que por ningún motivo elimine por completo carbohidratos o azúcares, pues éstos también son esenciales para mantenerse sanos.
Entre los mitos más comunes que existen alrededor de una alimentación saludable, dijo, se encuentran los siguientes:
1.- Hay que dejar de comer tortilla, porque engorda
Entre los alimentos, uno de los más satanizados, cuando de bajar de peso se trata, es la tortilla, sobre todo cuando decidimos ponernos a dieta sin la supervisión de un nutriólogo o un especialista.
Lejos de lo que se piensa, la tortilla contiene un alto contenido en fibras, que ayuda a “barrer” los intestinos y por lo tanto mejorar la digestión de los alimentos y con ello bajar de peso paulatinamente.
Una persona podría comer hasta 6 tortillas al día sin ningún problema, y con ello evitar problemas cardiovasculares y fortalecer su sistema inmunológico, pues además de fibras la tortilla, SI ES ELABORADA CON HARINA DE MAÍZ, es uno de los alimentos más completos al alcance del ser humano, por su alto contenido en calcio, vitaminas A, B, C y E, minerales, hierro, zinc e hidratos de carbono. Además ESTAN adicionadas con ácido fólico, que ayuda a prevenir la malformación de los bebés en su estado fetal o incluso prevenir algunos tipos de cáncer.
2.- Hay que comer sólo fruta para estar sanos
Es recomendable comer diferentes frutas a lo largo del día, hasta un máximo de 400 gramos; sin embargo tener una dieta sólo basada en estos alimentos nos limita el acceso a muchos otros nutrientes, sobre todo proteínas.
Como fuente energética lo que más aportan las frutas son azúcares rápidos o glucosa, que incluso pudieran ser contraproducentes a la salud, sobre todo si se padece alguna enfermedad como la diabetes.
Éstos azucares tienden a ser absorbidos rápidamente por el organismo y su consumo en exceso se puede convertir en grasa.
Precisó que el contenido nutricional de una dieta basada en frutas únicamente es: Agua en un 80%, glucosa, fibra soluble e insoluble y algunas vitaminas como la A y C.
Sin embargo, “las frutas carecen de nutrientes esenciales como las proteínas de alto valor biológico y los lípidos. Entre ellos, los ácidos grasos esenciales, con funciones clave en la regeneración, recuperación o crecimiento de los tejidos, en la formación y funcionamiento de hormonas, anticuerpos, neurotransmisores, enzimas, funcionalidad y elasticidad de las membranas celulares”.

3.- Hay que eliminar el consumo de grasas
Las grasas suelen considerarse dañinas para la figura y la salud en general; sin embargo es inconcebible un metabolismo sano sin grasas ya que sin esos elementos, no se absorben las vitaminas A y E, y prácticamente dejan de producirse las hormonas sexuales. Además la deficiencia de grasas provoca el envejecimiento prematuro de la piel y afecta el hígado.
Aquí lo importante es tener cuidado en el tipo de grasas que se consumen. La recomendación es consumir un bajo nivel de grasas saturadas y más grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas, pues se ha demostrado que estas últimas ayudan a reducir los niveles de colesterol en la sangre.
Algunos alimentos que contienen estas grasas buenas para nuestro cuerpo son: el pescado azul, como el salmón, la trucha, la sardina o el arenque; las aceitunas, el aguacate, huevos, frutos secos, semillas, chocolate negro y coco.
4.- Los jugos son igual de saludables que las frutas
En su intención de ser saludables hay quienes experimentan con una dieta únicamente basada en jugos, lo cual además de no ser recomendable pudiera ser hasta peligroso, pues podría causar una seria descompensación al organismo.
Si ya habíamos dejado claro que una dieta sólo con frutas no era bueno, una basada en jugos es peor, ya que estas bebidas prácticamente no contienen la valiosa fibra que aporta comer una pieza de fruta.
Además, durante su preparación se reducen considerablemente la cantidad de vitaminas y minerales que contienen las frutas o verduras. Por lo tanto, si tienes la oportunidad, es mejor consumir las frutas enteras y frescas.

5.- Comer entre comidas es malo
Este mito es totalmente falso, pues comer entre comidas lejos de ser malo, es necesario para mantener un buen metabolismo.
Cada ser humano que cuida su salud debe reponer periódicamente las reservas de energías, de ahí la importancia de sí comer entre comidas. De hecho cuando alguien quiere bajar de peso y acude con un nutriólogo, lo primero que se recomienda es aumentar el número de veces que se come al día.
Hay gente que sólo come una o dos veces al día, por lo tanto dejan mucho espacio entre comidas y su metabolismo se hace lento para no perder energía tan rápido. Cuando el organismo asume una ingesta de comida en más ocasiones quema rápido la energía y con ello grasas o carbohidratos.
Lo ideal es comer entre 5 o 7 veces al día, pero hacerlo en cantidades pequeñas y balanceadas; tener tres alimentos fuertes en el transcurso de una jornada e intercalar una colación, que puede ser alguna fruta o semillas, como las nueces.


Comentarios

comentarios