México.- El consumo de la tortilla de maíz como parte de la dieta de una familia ha ido en aumento en los últimos años por su versatilidad, una característica que valoran las familias en continentes que tradicionalmente consumían trigo y arroz, como Europa y Asia.

Los cambios en los hábitos alimenticios, más saludables, abrió la puerta a nuevos productos a base de maíz, en diversas presentaciones, que satisfacen las necesidades de una población más dinámica, que requiere de productos empaquetados, aunque se puede elegir mantener el consumo tradicional.

El consumo de tortilla de maíz es tradicional en el continente americano y ha ido ganando terreno en el resto del mundo por ser una fuente de energía. Los médicos y nutriólogos, incluyen este producto en la dieta cotidiana para preservar la salud y disminuir el sobrepeso.

La nutrióloga, Fátima Rodríguez Hernández, con Maestría en el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo en Hermosillo, Sonora, recomienda el consumo de 2 a 3 tortillas de maíz en la dieta diaria y de 4 a 5 unidades para las personas que no comen carne (vegetariano o veganos).

Fátima Rodríguez destaca que tanto veganos como vegetarianos deben acompañar la totilla de maíz con granos y leguminosas para sustituir la energía que proporciona la carne. Asimismo, recomienda no dejar de consumir tortillas aunque se sufra de sobrepeso.

La tortilla de maíz, y más la elaborada con harina de maíz, es el sustituto perfecto del pan para las personas que sufren diabetes porque no eleva el nivel de glucosa, para las personas enfermas del corazón, porque no contiene grasa, y muy recomendable para personas con insuficiencia renal, destacó la nutrióloga.

El maíz también es fuente de energía para el ser humano. Actualmente la producción total de maíz (en sus diferentes tipos) es de 1,034.3 millones de toneladas en el mundo, el 11.22% se usa para el consumo humano, 28.19% lo utiliza la industria y 60.23% se utiliza para consumo animal.

El mayor consumidor de maíz para alimento humano es China, con 7.9 millones de toneladas anuales, según datos del Consejo Internacional de Cereales (cifras actualizadas al 26 de octubre de 2017). China, la República Islámica de Irán y la Unión Europea, son los mayores demandantes de maíz como alimento humano en el mundo.


Comentarios

comentarios